Refugio de Bujaruelo

Alojamiento en Ordesa

Refugio de motaña y camping situado en un punto estratégico entre los valles de Ordesa, Panticosa y Gavarnie. Paso de GR 11 y Alta Ruta de los Perdidos.

Paraiso natural a tu alcance

Situado en un paraje excepcional,con habitaciones individuales y colectivas, en plena naturaleza.
Ideal para grupos y particulares. Un buen ambiente en que te sentirás especial. Ven a vernos!

Valle espectacular junto a Ordesa

El valle de Bujaruelo y el río Ara son vecinos del valle de Ordesa. Sus ríos, el Ara y el Arazas, se unen bajo el puente de los Navarros. Desde aquí surcarán el valle del río Ara, que llega hasta la localidad de Aínsa.

 

En estos dos valles se encuentra la mayor variedad de actividades de montaña en todo el Pirineo Central. En ellos podemos encontrar más de 20 cimas de mas de 3000 metros, paisajes cársticos, senderos áereos, fantásticos bosques, cascadas y ríos.

 

Bujaruelo es punto de partida de ascensiones a montañas como el Vignemale, el Taillon, los Gabietos, Tendeñera o el Mondarruego; y también es lugar de paso de rutas eblemáticas como la GR11 y La Alta Ruta de los Perdidos. Cruzar la Brecha de Rolando partiendo desde Bujaruelo es una experiencia inolvidable, que puede vivirse tan intensamente o más que cualquier cima de cualquier tresmil.

 

Desde el mes de Marzo, cuando abre el Refugio, se pueden realizar rutas de esquí de montaña, escaladas a las caras norte del Taillon y Gabietos, o paseos con raquetas de nieve por el valle de Otal.

 

Conforme avanza la temporada en primavera ya podemos pasear por el valle del Río Ara y el Valle de Ordiso, o por los bosques de hayas, que empiezan a florecer. El deshielo es un espectáculo, aportando al río Ara un montón de agua azulada que baja con ganas hasta el puente románico de Bujaruelo. La estampa que se muestra bajo el puente de Oncins a partir de este momento, cuando los rayos de sol atraviesan un agua de mil azules distintos bajo un haya centenaria, es una para no olvidar.

 

 

Y qué decir del verano: es perfecto. El día ya es largo, las noches frescas y una multitud de excursiones se abren ante nosotros, ya sin los riesgos de la nieve. Pasar la noche en el camping, o usarlo de campo base para establecerse unos días en Bujaruelo, ya no es desafiar a las frías noches del resto del año, sino que es una oportunidad que hay que aprovechar.

 

Con la llegada del otoño llegan las setas y el cambio de color de la hoja, que junto con el río son los puntos favoritos de grupos de fotógrafos y fotógrafas que cada año se juntan para inmortalizar estos momentos.

 

Culturalmente, el valle de Bujaruelo gana importancia al ser lugar de paso hacia la vecina localidad francesa de Gavarnie, donde se encuentra el famoso circo glaciar y la cascada de agua mas alta de Europa. Es tierra con historia, presente y futuro: todavía existen acuerdos ganaderos de pastos del S.XVIII, en vigor hoy en día, entre los ganaderos del valle de Broto y los de Gavarnie. Año tras año, es un espectáculo ver como suben todas las vacas del valle a finales de julio para que pasen el verano pastando en los prados de Gavarnie, de hierba más verde en temporada estival.

 

Pero no se queda ahí: sus rutas históricas y su ambiente alpino convierten al Circo de Gavarnie y al cercano macizo de Vignemale en un lugar de obligada visita a los amantes de la montaña. Es, también, tierra de alpinistas.

 

Bujaruelo es punto historico, con un Mesón ( que es el actual Refugio) que lleva atendiendo a peregrinos y montañeros desde el siglo XII. El puente romano que cruza el río, la ermita derruida del siglo XII, el antiguo

Síguenos

Visita nuestras redes sociales