Naturaleza cercana del Refugio de Bujaruelo

Naturaleza cercana del Refugio de Bujaruelo

ÁRBOLES MÍTICOS

El tejo (taxus baccata) fue tal vez el árbol mitológico por excelencia de los primitivos pobladores del norte de España. Se han apundtado varios posibles motivos, como su extraordinaria longevidad, por lo que puede tomarse como árbol de la vida; también puede ser debido a su elevada toxicidad (es el árbol más venenoso del pirineo): es el árbol de la muerte; Dioscórides llega a escribir que “el tejo ofende gravemente a los que a su sombra se duermen o asientan, y aún a veces los mata”; Ovidio representaba el camino al infierno “agradablemente” bordeado de tejos. Otra posible causa sería su lentísimo crecimiento y, otra más, defendida por diversos autores, argumentaría que el tejo infunde respeto por el color de su follaje, verde oscuro, por su grueso tronco, por la disposición amplia de sus ramas y copa, así como por sus llamativos frutos rojos. En una palabra, el tejo es viejo y juicioso, es un árbol sin edad, siempre verde, y por tanto símbolo de la vida eterna. Es el testigo inmutable del paso del tiempo.

Flora

ARBUSTOS PARA ARTESANÍA

El boj es por excelencia el arbusto con más utilidad para el artesano. La razón se encuentra en las características de su madera, ésta es muy densa y pesada (ni siquiera flota en el agua) pero de textura muy fina. Por esto se ha utilizado tradicionalmente para la elaboración de utensilios caseros, especialmente de la cocina.

FRUTOS SILVESTRES PARA LA COCINA CASERA

En todo el piso montano encontramos herbáceas y arbustos como:

  • las fresas silvestres
  • las frambuesas
  • las zarzamoras
  • el saúco
  • el escaramujo

cuyos frutos se han utilizado tradicionalmente para la elaboración de mermeladas, confituras o jaleas. Todos estos frutos, además, poseen cualidades medicinales o son especialmente ricos en vitaminas.

¡¡PLANTAS CARNÍVORAS!!

En efecto podremos encontrar en zonas húmedas, cercanas al cauce fluvial, las pequeñas grasillas; estas plantitas son parecidas a las violetas, pero sus hojas basales, de color verde claro, están impregnadas de una especie de grasilla sobre la que sucumben pequeños insectos sin poderse ya despegar. Estas víctimas servirán de aporte alimenticio a la grasilla.

LAS ÚLTIMAS MOHICANAS

Durante el terciario el clima en Europa debía ser más cálido, parecido al clima subtropical actual. Entonces el tipo de plantas que habitaban esta zona eran aquellas que hoy encontraríamos en paisajes muy diferentes.

Pero la mayoría de estas plantas no consiguieron sobrevivir a los grandes cambios climáticos que sobrevinieron con la época de las glaciaciones. Tan solo algunas como la pequeña oreja de oso (ramondia pyrenaica) consiguieron adaptarse a las condiciones extremas y sobrevivir hasta hoy. De hecho, la familia de la oreja de oso predomina actualmente en toda Sudáfrica.

PEQUEÑAS BELLEZAS

Son muchas las joyas que podemos encontrar en cualquiera de nuestros paseos, así que hablaremos sólo de algunas, por ejemplo la orquídea negra (negritella nigra subsp. Nigra), ésta es una florecilla muy discreta pero bellísima; su pequeña flor es de un rojo tan intensamente oscuro que roza el negro. La composición de sus pétalos es tan complicada que parecen estar tejidos unos a otros formando un compacto cono. Podemos encontrarla en claros de bosques o pastizales altos.

La famosa dama de las nieves es otra de las pequeñas bellezas a destacar. La encontramos en el piso alpino, entre pequeñas zonas de pastizales y rocas calizas. Son como estrellitas blancas cuyos pétalos parecen de la textura de la felpa. Pero ¡atentos! Las edelweiss son tan discretas que hay que estar alerta para no pasarlas por alto.

Fauna

Son varios miles las especies de animales silvestres presentes en esta zona del Pirineo, de las cuales vertebrados serán unos 400. De todas ellas nombraremos aquí solamente algunas de las más interesantes. Si tenemos especial interés en observar la fauna del valle, la paciencia nos dará muy buenos resultados. Y ante todo, no perturbemos a los animales que queremos observar. De poco servirán nuestras buenas intenciones si nuestras excursiones provocan el abandono de nidos o madrigueras, la muerte de crías, etc. Como reza un dicho latino: “primum non nocere” (lo principal es no dañar).

ANFIBIOS

Es importante recalcar que todos los anfibios que podemos encontrar son absolutamente inofensivos.

En las pozas y zonas tranquilas del Ara podremos encontrar al tritón pirenaico, un pequeño animalillo, parecido a una lagartija, de color grisáceo y con una franja amarillo-anaranjada en el lomo. El tritón es de hábitos nocturnos, por lo que observaremos que durante el día se mueve con bastante lentitud. En junio y principios de Julio es la época de apareamiento, macho y hembra se entrelazan de maneras indescriptibles y permanecen así inmóviles durante largo rato.

Otros anfibios que podemos encontrar son el tritón palmeado, la salamandra común, la rana bermeja, el sapo común o la rana pirenaica.

AVES

Esta es una zona muy rica en aves, y, al contrario que en el caso de los mamíferos, tendremos fácilmente la oportunidad de avistar más de una. Para identificar aves es necesario fijarse en todos los detalles posibles; sobre todo en la silueta en vuelo.

Dentro del grupo de las grandes aves el más abundante es el carroñero buitre leonado, de color castaño y de impresionante porte (1m). Es parecido en su silueta al águila; su mayor diferencia es que, como todas las carroñeras, mueve poco las alas (suele planear mucho).

El carroñero más emblemático de esta zona es el Quebrantahuesos. Es la mayor de las aves españolas (2m de ala a ala). Se diferencia del buitre leonado por su color más oscuro, su vientre anaranjado y, sobre todo, por su cola en forma de rombo (el leonado la tiene en forma de abanico).

Otras grandes aves que podemos avistar, con algo más de suerte, son el águila real, el alimoche, el milano real, el cernícalo, el búho real etc.

Como aves de rivera podemos encontrarnos con lavanderas blancas o cascadeñas (llama la atención su larga cola que mueven constantemente arriba y abajo), el mirlo acuático (gusta de pegarse chapuzones en el agua), o el martín pescador.

En zonas más altas podemos encontrar al acentor alpino, parecido a un gorrión pero algo más grande y con el pecho anaranjado; el gorrión alpino; el treparriscos, ave preciosa, inconfundible por sus alas rojas, su pico alargado y su curiosa forma de “trepar los riscos”;o la chova piquigualda, algo más pequeña que un cuervo y con el pico de color amarillo intenso.

En el bosque, aunque más difícil de ver, seguro que oiremos el canto de camachuelos, pinzones, carboneros, escribanos, reyezuelos, trepadores azules, agateadores, piquituertos… o el tamborileo del pico picapinos o el pito negro.

MAMÍFEROS

Los pequeños mamíferos más comunes son la ardilla común, que podemos ver (si estamos atentos y silenciosos) en las zonas boscosas, o la marmota, que encontraremos en los pastizales del piso subalpino; este animalillo es parecido a una ardilla regordeta y sin cola. Tiene unas enormes paletas y cuando avista cualquier peligro silva insistentemente como si fuera un pájaro.

Otros pequeños mamíferos menos fáciles de ver son el topo común ,el lirón careto, el armiño o el desmán del pirineo.

De los grandes mamíferos tenemos que destacar el sarrio, algo mas grande que una cabra y con unos característicos cuernos pequeños hacia arriba. Se suelen ver en manadas sobre gleras o pastando en los prados del piso subalpino.

1 Comentario
  • David
    Escrito el 11:34h, 30 enero Responder

    Conocí este lugar el año pasado y me ha maravillado. La naturaleza de la zona es mágica, ahí si que desconectas de la vida diaria.

    Muchas gracias por compartir!

    Saludos

Realiza un comentario