Blog

ÁRBOLES MÍTICOS

El tejo (taxus baccata) fue tal vez el árbol mitológico por excelencia de los primitivos pobladores del norte de España. Se han apundtado varios posibles motivos, como su extraordinaria longevidad, por lo que puede tomarse como árbol de la vida; también puede ser debido a su elevada toxicidad (es el árbol más venenoso del pirineo): es el árbol de la muerte; Dioscórides llega a escribir que “el tejo ofende gravemente a los que a su sombra se duermen o asientan, y aún a veces los mata”; Ovidio representaba el camino al infierno “agradablemente” bordeado de tejos. Otra posible causa sería su lentísimo crecimiento y, otra más, defendida por diversos autores, argumentaría que el tejo infunde respeto por el color de su follaje, verde oscuro, por su grueso tronco, por la disposición amplia de sus ramas y copa, así como por sus llamativos frutos rojos. En una palabra, el tejo es viejo y juicioso, es un árbol sin edad, siempre verde, y por tanto símbolo de la vida eterna. Es el testigo inmutable del paso del tiempo.

El Refugio de Bujaruelo es punto de partida para innumerables actividades de montaña, senderismo y running.

Hoy os queremos presentar uno de los más recorridos más clásicos, apto tanto para aquelllos que busquen un recorrido circular de senderismo en un ambiente espectacular, como los que quieran hacer un entrenamiento corriendo por montaña.

Partiendo del Refugio de Bujaruelo, cogeremos el sendero marcado con las franjas roja y blanca de la GR11 hasta que lleguemos a la cabaña de "Vado de Ordiso".  En este punto dejamos de seguir la GR 11 que nos lleva a Brazato, y bajamos desde la cabaña hasta el río que cruzaremos.

Aqui el camino se pone un poco vertical ( 100 m desnivel) y nos adentra en el valle, por un camino bien marcado.  Durante los meses de Junio y Julio, la hierba está muy alta y puede ocasionar pérdidas del camino que no tienen mucho problema.  Seguimos el camino hasta que lleguemos a otra caseta, actualmente destruida.